Entonces nos quedamos en la cama. Entre tanto, nuestros compañeros de trabajo llenan nuestra mesa de tareas por hacer. Una vez volvemos a la oficina, sabemos que tendremos que hacer horas extra y nuestro periodo de recuperación es, por lo tanto, algo inalcanzable. ¿No sería mucho más práctico ahorrarse todo esto y simplemente no ponerse malo?

En primer lugar, ¿por qué nos constipamos?

Los causantes de esta enfermedad inofensiva pero fastidiosa son los virus que se contagian por transmisión aérea. Cuando alguien estornuda o tose y por educación pone la mano frente a su boca, los virus pueden llegar a cualquier parte si esta persona no se lava las manos antes de tocar algo. Por ejemplo, en un medio de transporte público, si un nuevo pasajero que se agarra de la misma barra, los virus irán a parar a sus manos. Si en las siguientes horas se rasca la nariz, los ojos o se lleva algo a la boca, estos virus entrarán en su organismo. En el aire caliente y seco de la calefacción, los virus causantes de los resfriados suelen multiplicarse fácilmente.

Durante los meses de invierno, es casi imposible evitar estos virus. Pero, por suerte, que entren en un organismo no significa que se vaya a desarrollar una enfermedad. Porque ahora es cuando un sistema inmunológico fuerte puede hacer frente a los virus antes de que causen daños. Es por este motivo que para evitar los resfriados debemos prestar mucha atención a nuestro sistema inmunológico.

Entonces, ¿qué podemos hacer para evitar los resfriados?

¿Cómo podemos conseguirlo? En primer lugar, intente exponerse lo menos posible a virus. Lavarse las manos con frecuencia es esencial. Sobretodo si tiene que dar la mano a muchas personas o si se rodea de mucha gente, como en los medios de transporte público, deberá lavarse las manos con frecuencia antes de tocarse la cara. Una buena alternativa es evitar este tipo de transporte y emplear la bici o ir caminando. De esta manera estará matando dos pájaros de un tiro, ya que hacer ejercicio al aire libre es muy beneficioso para su sistema inmunológico. Favorece la circulación sanguínea y al mismo tiempo el cuerpo se acostumbra a las temperaturas más bajas, fortaleciendo nuestro organismo. Un estudio ha demostrado que realizar ejercicio regularmente a una intensidad media puede reducir en un 25-50% los días de baja por enfermedad. [1]

Realizar ejercicio regularmente a una intensidad media puede reducir en un 25-50% los días de baja por enfermedad.

organic-plus

Las vías de entrada en nuestro organismo son las mucosas de nuestra nariz, boca y ojos. Alrededor de un 95% de todas las infecciones comienzan en las mucosas.[2] Son más susceptibles cuando están secas. Si se encuentran húmedas, combaten los patógenos de manera inmediata. Desgraciadamente, el aire caliente de la calefacción es muy seco. Para nuestro organismo, lo ideal es que haya una humedad de 40% a 60% en el ambiente. Además, en invierno el aire exterior suele ser más seco, con lo que la humedad del aire solo alcanza el 30% con ventilación regular. Es por eso que en muchos casos se recomienda generar humedad adicional, por ejemplo mediante humidificadores. La ventilación repetida no suele ser suficiente para nuestro organismo, que lo que necesita es suficiente oxígeno. Tomar bebidas sin azúcar y grasas saludables también ayuda a mantener las mucosas desde dentro. Asimismo pueden emplearse gotas para los ojos o pomadas para la nariz en caso de que las otras medidas no sean suficientes..

Alrededor de un 95% de todas las infecciones comienzan en las mucosas de ojos, nariz y boca.

Otra forma de proteger nuestro sistema inmunológico es escuchar las necesidades de nuestro organismo. En invierno es habitual tener menos energía y más ganas de dormir. Escuche a su cuerpo y proporciónele más tiempo de descanso. Rituales que nos proporcionan bienestar como bañarse o leer un libro pueden favorecer la regeneración. Hay que evitar el estrés innecesario. Nuestro calendario de citas y tareas debe adaptarse a las necesidades de nuestro cuerpo y, siempre que sea posible, deberá organizarse de manera que nos cree el menor estrés posible.

organic-plus

Lo que no puede faltar en ningún caso para que nuestro organismo pueda estar preparado ante un resfriado es una alimentación saludable y un suministro adecuado de todos los micronutrientes esenciales. Hay que poner especial atención en ingerir una proporción adecuada de frutas y verduras. Lo recomendable es tomar cinco porciones al día como mínimo, pero diez porciones proporcionan numerosas ventajas muy saludables. [3] Aquellas piezas con alto contenido en vitamina C tienen un papel esencial en el funcionamiento de nuestro sistema inmunológico. Diferentes estudios han demostrado que la vitamina C en forma de complemento nutricional resulta de gran ayuda a la hora de prevenir enfermedades respiratorias y sistémicas. La falta de vitamina C hace que nuestro sistema inmunológico sea más débil y seamos más propensos a padecer este tipo de enfermedades. [4] En caso de que no se consuma en cantidades suficientes, o en caso de querer proporcionar una ayuda adicional para nuestro organismo, podemos recurrir a un complemento de alta calidad como Organic+ Vitamin C Ultra.



[1] Neville V, Gleeson M, Folland JP. Salivary IgA as a risk factor for upper respiratory infections in elite professional athletes. Medicine & Science in Sports & Exercise 2008; 40(7):1228-36.

[2] Carr, A. und Maggini, S. (2017): Vitamin C and Immune Function. Nutrients. 2017 Nov 3;9(11).

[3] Aune et al. Fruit and vegetable intake and the risk of cardiovascular disease, total cancer and allcause mortality—a systematic review and doseresponse meta-analysis of prospective studies. International Journal of Epidemiology, 2017, 1029–1056.

[4] Carr, A. und Maggini, S. (2017): Vitamin C and Immune Function. Nutrients. 2017 Nov 3;9(11).

Productos relacionados
  1. Vitamin C Ultra

    Vitamin C Ultra

    ¡Refuerce su sistema inmunológico!

    60 cápsulas

    34,90 €
  2. All in One

    All in One

    ¡Para completar la alimentación!

    4 x 250 ml

    99,00 €

Evitar los resfriados de forma natural

¿Quién no se resfría de vez en cuando? Empieza por un hormigueo en la nariz, luego molestias en la garganta y finalmente caemos del todo.

Blog de la salud